domingo, 15 de septiembre de 2013




Un puñado de sentimientos

A veces quisiera viajar
más allá del infinito
y encontrar todas
y cada una de las dudas
que me acosan.

Son tan infinitas las interrogantes
que no se me ocurre
en qué otro sitio buscar.

Mis pupilas anhelantes
exploran el firmamento sembrado de estrellas
intenando agotar todas las incertidumbres
que forman parte de mi existencia.

Cada vivencia,
cada sensación,
se concentran en un puñado de setimientos
que lidian entre ellos
por brotar como frutas maduras
y ante tanta presión
siento que poco a poco voy muriendo.

Percibo como la llama
consume la vela que alumbra mi vida
dando comienzo a un sin fin
de incógnitas angustiosas.

Por miedo a sucumbir
en divagaciones adversas
que me lleven a un laberinto sin salida,
sueño que recopilo uno tras otro
los sentimientos que me embargan
y cuando obtengo un puñado de ellos
los lanzo al aire,
al infinito,
con la secreta esperanza
de disipar las dudas que me acosan
y hallar al fin
ese puente esquivo
que me permita cruzar
el río de las aguas serenas
capaces de aliviar mi espíritu.

Obtener la paz perdida
sabiendo calibrar en toda su magnitud
cuán valiosos pueden ser llevar en el interior
un puñado de sentimientos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario