lunes, 21 de octubre de 2013

HOY SOÑÉ

Hoy soñé que era libre, que podía elegir sin presiones ni condiciones, que podía escoger entre esto y aquello y no sentirme culpable. Soñé que era feliz, que miraba al cielo y no lo veía tan alto, que la luna no estaba tan lejos y que el sol no quemaba mis pupilas. En mis sueños tenía fuerza, equilibrio, y muchas ilusiones, era capaz de todo, me sentía plena. Era capaz de correr kilómetros sin agotarme, de saltar grandes obstáculos sin sufrir, incluso podía volar tan alto como deseara, cruzarme en el cielo con las aves y planear sobre nubes de tormentas sin que me salpicara la lluvia o me hiriera los rayos. 

Soñé que podía luchar como una campeona, vencer a enemigos acérrimos, sortear mil y una piedra en el camino, disponer de las siete vidas de un gato para sobrevivir al desamor. Supe lo que era sentirme yo por primera vez en mucho tiempo, ver de lo que era posible con mi voluntad libre, convencerme que quererme era la llave para tener una vida completa, que ser valiente no era una opción imposible, que podía despojarme de las viejas cicatrices y seguir un nuevo camino sin miedo, sin mentiras, sin vanas excusas, sin mirar atrás...

Hoy soñé que era libre y que con esa libertad era portadora de la plenitud de una vida entera, de todo un regalo, ser yo misma, dueña de mis actos y mis consecuencias, de mis palabras y de mis silencios, de mis risas y mis llantos. Si, soñé que era libre y al despertar supe que este era un sueño que podía hacer realidad con tan sólo proponérmelo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario