jueves, 3 de octubre de 2013

LLUVIA




Los días de lluvia, simplemente, me gustan. Ver caer las gotas a través del cristal, seguir con la yema del dedo su trazo húmedo. Sobre todo me gusta sentir el agua en la piel, alzar el rostro cerrando los ojos e intentar contar las gotas que me van cayendo. Abrir la boca y notar en la lengua el repique del cristalino líquido. Adoro, el olor a tierra mojada, ver el reflejo del cielo en los pavimentos mojados, el tono gris de las nubes cerradas, la humedad del aire, el olor a limpio. Me enamoran los días lluviosos, esa mezcla de emociones que me embargan de melancolía y placer. 

Lluvia, hermosa lluvia, anticipo de días de luz, regeneradora de vida, alivio de la sed de la tierra, extiendo mis manos para atraparte y llenarme de ti empapándome de mil gotas que me recorren de la cabeza a los pies. Y me siento limpia, pura, nueva, viva... lluvia, hermosa lluvia, no tardes en volver a venir....

No hay comentarios:

Publicar un comentario