lunes, 18 de noviembre de 2013

FÓLLAME...


Fóllame… si, fóllame,  hazme sentir cómo grita mi cuerpo al contacto de tus manos,  provócame hasta que me retuerza de placer. Abarca mis pechos con tu boca hambrienta, muerde sin miedo mi gozo estremecedor. Deslízate por  mi piel llenándome de fuego, besa cada centímetro, eriza mi vello. Recorre con tu cálida lengua mi sexo ávido de ti, invade cada rincón de mi deseo rompiendo sin tregua cada ápice que me quede de consciencia. Abre mis piernas, sumérgete sin reservas, me entrego a ti, henchida por el placer del abandono.  Penetra duro atravesando el pozo oscuro de la lujuria y danza, danza al son de mis gemidos, dulce cántico para tus oídos.

Sí, amado mío, fóllame sin reservas, desata de mis entrañas la bravura de mi pasión, enciende las brasas que arrasa por mis venas. Susurrame al oído el color de tu pasión, atrapa mis pupilas dilatadas con tu mirada oscura de promesas infinitas. Y no pares, no pares el rítmico baile del deseo, que mi cuerpo tiemble al mismo tiempo que el tuyo como dos danzarines enlazados. Raudales de suspiros, de palabras sin decir, nos abraza.

Fóllame… aduéñate de esta pasión que siento por ti, busca mi boca, muerde mis labios, haz que mil sensaciones indescriptibles rompan mi cuerpo con el éxtasis final 

No hay comentarios:

Publicar un comentario