martes, 28 de enero de 2014

SOLEDAD ES MI NOMBRE


Soledad es mi nombre,
tristeza mi apellido,
oscuridad mi cuna,
incierto mi futuro.

Todo me desborda
poco a poco,
he ido apartando
de mi camino
a cuantos se cruzaron en él.
No hice distinciones,
no separé amigos de enemigos.

Hace tiempo descubrí
que el lobo viste piel de cordero.
El desengaño fue mi padre,
la traición mi esposo,
la incógnita mi hijo.
Patética estampa la mía
que en medio del vacío
debo cruzar el océano
sin tener ni una mano
en la otra orilla.

Nadie me espera,
nadie me despide,
sólo yo con mi nombre:
Soledad.
Ando sin rumbo
cuando ya no espero nada,
los días se suceden
con rutina desesperante.
Las ilusiones huyeron despavoridas
perdiéndose la esperanza en el camino.
Ya nada me importa,
desconozco si las cosas aún tienen sentido.
No me preocupa
si vivo o muero;
¿para qué?,
no existirán lágrimas
ni palabras hermosas
que hablen de mí.
Sólo un único objetivo
me hace respirar
y es componer un epitafio

que pueda leer el sepulturero.

Soledad es mi nombre,
tristeza mi apellido,
oscuridad mi cuna
y mi futuro...
¿quién puede ponerle nombre
a mi futuro?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario