martes, 25 de febrero de 2014

SOY UNA MUJER DEL MONTÓN


No tengo un rostro atractivo, pero tú me miras como a la más hermosa de las mujeres. No tengo un cuerpo esbelto, sin embargo acaricias mi cuerpo con absoluta adoración. Soy de torpes movimientos, pero me sacas a bailar y haces de mí una grácil gacela. No soy de alta estatura, pero cuando estoy contigo  consigues que alcance las estrellas. No poseo ingenio ni chispa, pero cuando hablo me escuchas con verdadero deleite. Y aunque soy extremadamente tímida, no sé cómo lo haces, pero a tu lado provocas que tenga el valor inusitado de querer comerme el mundo.

Soy una mujer del motón, anodina, simple y gris…

En cambio tú, con esa sorprendente magia, haces que me sienta extraordinaria y maravillosamente especial…

No hay comentarios:

Publicar un comentario