lunes, 24 de febrero de 2014

UN INSTANTE


Existe ese instante fugaz, que sin venir al caso, te cuelas en mi mente con la impetuosidad de un mar embravecido, y justo en ese preciso momento, una cálida humedad baña mi sexo como el agua del mar baña la orilla de la playa. Y esa humedad impregna mis deseos como almíbar, endulzándolos al tiempo que tu imagen viene a mí.

Ese instante efímero, se hace eterno en cada latido de mi corazón. Un momento en el que mis pensamientos se abren para dejarte pasar y  buscas cada recoveco de mi cabeza para instalarte. Hurgas en cada neurona, en cada filamento nervioso, para dejar tu rastro. Un rastro semejante al que deja la marea en la arena, un rastro como el de la espuma de las crestas de las olas.

Instantes, robados al tiempo, llegados como de casualidad, sin esperarlo, sin motivos, sólo llegan y sacuden mi cuerpo como la tempestad sacude la quietud del mar.  Eres mi sexo apasionado, mi deseo y si el deseo tuviera nombre…

... sin duda llevaría el tuyo....

No hay comentarios:

Publicar un comentario